31 Mayo 2013

Desmontar una via desplomada o en diagonal

Desmontar una via desplomada o en diagonal

En muchas vías, una vez hemos llegado a la reunión lo que nos queda por hacer, desmontarla, nos es pan comido. Ya sea por su carácter desplomado o por la travesía que hace, deberemos de hacer las cosas bien si no queremos acabar en el suelo o contra un saliente de la pared. Muchas veces lo mas sencillo es realizar otra vez la vía en polea, pero solemos estar cansados después de darle pegues a la vía y no tenemos ganas de repetirla, aunque si el peligro de hacerse daño desmontándola es real lo ideal será realizarla de segundo.

Tras llegar a la reunión de la vía y pasar la cuerda, nos anclamos a la cuerda que va desde la reunión hacia al asegurador con una exprés enganchada en nuestro punto central y le decimos al asegurador que nos descuelgue poco a poco, hasta la última exprés que hemos puesto (la que mas cerca está de la reunión), y agarrándonos a ella o a la pared sacamos la cuerda de ella y después la exprés de la pared, y continuamos hasta la siguiente, las expreses que están mas cerca de la reunión no deberíamos tener problemas al sacarlas, pues tenemos más por debajo que dirigen la cuerda.

La primera y la segunda son las que mas trabajo dan, veamos que haremos si la vía es un desplome o una diagonal muy pronunciados. Si el equipador a tenido a bien poner el primer parabolt que se le llegue desde el suelo o ese primer tramo es muy fácil, quitamos la segunda exprés como hicimos con las demás y le decimos al asegurador que nos descienda hasta el suelo manteniéndonos anclados a la cuerda, y esta pasada por la primera exprés. Cuando estemos en el suelo tan solo quitaremos esa exprés si le llegamos o treparemos hasta ella si como dijimos, es fácil. El escalador tiene que soltar la exprés que le une a la cuerda antes de quitar la primera exprés (la que más cerca está del suelo), pues de lo contrario arrastrará al asegurador al pendulear.

Si la primera exprés está muy alta lo que haremos será, cuando lleguemos a la segunda nos anclamos a ella y si le llegamos a la primera la quitamos para después, agarrándonos a la pared, quitar la segunda, a la que estamos anclados, y dejarnos ir teniendo cuidado de no pegar contra nada. Si desde la segunda exprés no le llegamos a la primera o tenemos posibilidad de darnos un golpe contra algún saliente, quitaremos la segunda y al llegar la primera, nos anclaremos a ella, quitaremos la cuerda y agarrándonos a la pared la quitamos, después nos dejaremos ir haciendo un péndulo. Si nos dejamos ir desde la primera exprés, tenemos mas posibilidades de llegar al suelo en función de lo desplomado o diagonal de la vía, por lo que es preferible dejarse ir desde la segunda.

Si al hacer el péndulo corremos el riego de golpearnos contra algo, el asegurador puede anclarse a algo en el suelo y así el escalador puede quitar todas las expreses y llegar al suelo guiado por la cuerda del asegurador sin miedo a que haga un péndulo.

Si la vía tiene poco desplome o es poco diagonal, nos soltaremos una vez quitada la primera expres (la que mas cerca está del suelo), pues el péndulo que haremos será mínimo.

En algunas vías muy desplomadas el equipador ha puesto un parabolt en el suelo para que el asegurador pase la cuerda y así evitar que el escalador no salga despedido.



Las actividades de montaña conllevan riesgos. Es tu responsabilidad como escalador adquirir la formación adecuada para la actividad que vas a realizar y por lo tanto ni Atate.info, sus editores o autores serán responsables del uso por parte de los usuarios de los contenidos aparecidos en las páginas de Atate.info.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.