18Junio2012

11 Junio 2012

Romper las ataduras

© RoHerreraP Romper las ataduras

La lucha por alcanzar el punto máximo del rendimiento empieza por conocer tus pautas escalando en paredes, en gimnasio y en la vida en general.

Debes ser consciente de tus fuerzas, debilidades y deseos relacionados con la escalada, ya que, sin este conocimiento te faltará, en última instancia, la potencia para triunfar.

Reconocer tus fuerzas será muy fácil, es humano pensar y practicar aquello que dominamos. Por ello, considero que los puntos fuertes son realmente lo que te hace más débil, ya que consumen el tiempo y la energía que deberías estar utilizando en otras partes.

Por lo tanto, el llegar a identificar tu debilidad te exigirá un cambio paradigmático - un cambio dramático en la forma que tienes de "verte" a ti mismo. Debes romper con lo de siempre y centrar tu trabajo en esas debilidades. Sólo entonces te acercarás a tu verdadero potencial.

Muchos escaladores han derrochado años muy valiosos practicando y entrenando aquello en lo que ya destacaban de hecho; mientras que, "las cadenas" de su debilidad los mantenían sin darse cuenta estancados. De modo que, identifica tus debilidades y ¡rompe las ataduras!

Plantearse las Preguntas Correctas

La mejor forma de identificar las debilidades es planteándote una serie de preguntas detalladas.

Para identificar la debilidad psíquica y técnica empieza por preguntarte cuestiones como: ¿no consigo terminar una vía porque mis bíceps se agarrotan, o se cansan antes los antebrazos? ¿Empeora mi trabajo de pies cuando las cosas se ponen feas? ¿Escalo demasiado despacio y me paralizo al analizar? ¿Me falta flexibilidad para apoyarme en las presas que necesito? ¿Agarro demasiado fuerte la roca cuando me entra la ansiedad? ¿Me falta fuerza para traccionar en las presas más pequeñas? ¿Llevo demasiada grasa como para librarme de la fuerza de la gravedad? ¿Son mis músculos apropiados para la playa, pero demasiado grandes y pesados para escalar vías inclinadas?

Algunas de las preguntas para identificar los errores mentales son: ¿me caigo reconociendo la secuencia de movimientos o fallo cuando intento probar algo nuevo? ¿Me saboteo a mí mismo antes de abandonar el suelo pensando en todo lo negativo que puede afectarme? ¿Lo intento con demasiada fuerza o no con la suficiente? ¿Sé qué es lo que me tengo que decir a mí mismo cuando la situación empeora? ¿Vuelvo lo negativo positivo, o soy el "Rey de las Lamentaciones"?


Tres Pasos para Lograr el Éxito
Ahora que eres consciente de algunas de tus debilidades puedes empezar a convertirlas en fuerzas con los siguientes métodos:


• Conoce tus resultados - Escribe, y visualiza regularmente, aquello que quieres conseguir. El creer en ello hará que se convierta en realidad.

• Actúa - Nada que valga la pena se logra sin un poquito de trabajo, sufrimiento y riesgo. ¡Empieza hoy mismo!

• Ten agudeza sensorial. ¿Tus acciones están produciendo los resultados deseados? Si no es así, modifica o cambia tu enfoque. El tercer paso es crítico. Es muy común quedarse estancado en rutinas de entrenamiento o de escalada que ya no son efectivas. ¿Has quedado atrapado por un ritual de entrenamiento que siempre es el mismo? o
¿escalas en la misma zona una y otra vez? Si es así, te estás engañando a ti mismo. ¡Debes ser dinámico y arriesgarte!

El Compromiso y el Deseo de los Equilibradores
Por último, debes revisar tu grado de compromiso. Según tu nivel normal de habilidad, ¿tienes bastante ánimo y estás comprometido lo suficiente como para alcanzar tus objetivos? Si no es así, debes, o comprometerte más, o reducir tus objetivos. Afortunadamente escogerás la primera opción y ¡te decidirás a triunfar!

Fuente: Como entrenar y escalar mejor. Eric J. Horst


Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.